viernes, 15 de enero de 2016

SONRISA AZUL


A MONICA IVULICH

No se me había ocurrido escribirte antes
pero al igual que las gaviotas 
sortean las cenizas suspendidas en el aire, 
el camino serpentea sobre el mar.
El reloj a menos cuarto 
nos prepara las uvas de los propósitos 
y la poción de la luna azul
se cuece en la marmita sin tiempo.

Autores de nuestro presente 
somos noticia como desafío lo es 
el día al que despertamos

Una escapada será nuestro principio aliado 
Compartamos el almíbar de la fruta 
mientras sale el sol

Isabel Mendieta Rodríguez
Derechos Registrados