domingo, 29 de junio de 2014

A-MARTE


A-MARTE

La mesa espera el desenlace 
de la nuda propiedad
como nuez entera que se clava 
dentro de la boca del estómago
a distancia prudente 
de otra voz gutural
que sólo puede callar 
temblores de vivo ornato.

Y nace la perfección de las palabras
que encontraron la armonía de tu tacto
en el espacio virtual compre-hendido
entre el hielo que colma en gota 
tu corona de luna 
en la que quise verte bailar, 
sobre las tablas, hipnotizado
derretidos los focos de tu atención 
porque todo es posible, supongo
y yo nunca he dejado de amarte.

De nuevo, desnuda ante ti 
me salgo de la pista del espejo
sin olvido ni visión
abogo la locura de este amor
que se mece a ráfagas de viento
en la balada de tu risa 
balsa que a bogar invita
invictas mis ganas de ti

Isabel Mendieta Rodríguez
Derechos Registrados

Imagen: Miriam Briks