lunes, 1 de junio de 2015

EN LA LAGUNA




EN LA LAGUNA

En la laguna supe de la tormenta del alma
Frente a sus aguas, la deriva se impuso...
Desordenó el pelo que sujetaba a tirones
con pasadores de coral, los presentes miedos
El pensamiento desataría la pasión 
que no sabe de olvidos.

Mojada en ti, 
tocados.., 
nos hundimos en el cristal de una botella viajera 
que se atrevió a dar la vuelta al mundo..., 
para ponerlo del revés 

Y así, con el sabor a sal 
de la dulce caña de tu boca en mi boca,
nos despedimos del tiempo 
para toda la eternidad

Ya no habría miradas cruzadas,
las batallas se librarían en tierras lejanas
santas, quizás...
Las manos buscarían a tientas sin lazarillo
alimentando el recuerdo de balandros..
Y la embajada de tu sonrisa 
tornaría el frío en Rosales,
perfume de sol..

Isabel Mendieta Rodriguez 
Derechos Registrados

Imagen: en la red