viernes, 16 de mayo de 2014

LLUEVE CAFÉ



LLUEVE CAFÉ

Ahora que el mar recupera la calma
y muestra su inquietante serenidad
deslizo por la tetera mágica 
la esencia de este anhelo 
que pide al caramelo 
que en el campo llueva café, 
ojalá.
Ahora que de esta mixtura 
bella por exagerada 
entre voces jalea
néctar dulce de guayaba 
en dados de sabor 
lanza un nuevo albor 
de esta artística corriente 
renaciendo así el color 
de la blanca y solitaria flor
en el racimo de los versos 
iluminados por sus ojos;
sol, sal a la vida y de ella, 
deja que llueva la inspiración,
hoy y siempre desde el trópico corazón 
que con tambores latidos 
invoca a todos los dioses
que llenan de azúcar las cañas 
a causa de nuestros temblores 
en la noche de los desvelos
en la que vino vestido de ángel
tu amor en grano, de añejo ron

Isabel Mendieta Rodríguez
Derechos Registrados

Imagen: en la red